Destacadas

Loading
http://www.otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/manual_economia_verdegk-is-98.jpglink
http://www.otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/banners.banner_escaramujogk-is-98.jpglink
http://www.otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/manual-radialista-antiminerogk-is-98.jpglink
http://www.otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/palenquegk-is-98.jpglink
«
»
  1. 0
  2. 1
  3. 2
  4. 3

Suscripción Boletín Mensual

Materiales Otros Mundos

El Escaramujo

GOLDCORP ¡ME ENFERMA!

Hidroeléctricas y desarrollo económico en Veracruz, ¿para quién?

Hidroeléctricas y desarrollo económico en Veracruz, ¿para quién?

La Asamblea Veracruzana de de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA) ha denunciado que el proyecto pretende construir 112 hidroeléctricas en el estado de Veracruz

Rafael de la Garza Talavera (Vía rebelion.org)

represa veracruzUno de los temas preferidos por los gobiernos locales y nacionales en México tiene que ver con la elección del mejor modelo de desarrollo posible, de la fórmula mágica que detonará el ansiado crecimiento que, como varita mágica acabará, con el desempleo, la pobreza y la desigualdad. Se realizan seminarios de académicos, conferencias de expertos, concursos y demás para encontrar la cuadratura del círculo. Sin embargo, al margen de los buenos deseos, dichos gobiernos lo único que hacen es plegarse al modelo extractivista, impuesto por las corporaciones internacionales, para administrar el saqueo de las riquezas naturales, la creación de empleos precarios y la depredación del ambiente.

En el caso de Veracruz, el gobierno estatal se ufana de promover el desarrollo económico y el crecimiento con proyectos como la construcción de hidroeléctricas en varias zonas del estado, que no es otra cosa que subordinar los intereses regionales y locales a las empresas internacionales que se dedican a la producción y distribución de energía eléctrica. La idea es producir energía a bajo costo y venderla lo más cara posible para obtener ganancias rápidas y astronómicas.

A principios de septiembre de 2011 el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, anunció a su regreso de Brasil que había realizado negociaciones con la compañía Obedrecht para ‘desarrollar un proyecto hidráulico integral’ [i] con la finalidad de dotar de agua a la capital del estado. El siguiente paso sería lograr la autorización de la SEMARNAT, que está realizando estudios de factibilidad de ocho proyectos que afectarían a los municipios de Jalcomulco, Orizaba y Zongolica. Sobre decir que dicha dependencia no tendrá ninguna objeción para otorgar los permisos correspondientes. Diversos grupos de esas localidades han manifestado su desacuerdo por las consecuencias que semejantes proyectos tendrían sobre sus vidas y sobre el equilibrio ecológico regional.

Por su parte, la Asamblea Veracruzana de de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA) ha denunciado que el proyecto pretende construir 112 hidroeléctricas en el estado de Veracruz. Si, leyó usted bien, ¡112! Rosalinda Hidalgo manifestó sus dudas con respecto a la seriedad con que han sido elaboradas las Manifestaciones de Impacto Ambiental (MIA) ya que a pesar de la diversidad de las regiones en que serán construidas las hidroeléctricas, las MIA parecen haber sido hechas sin considerar dicha diversidad. “Nosotros como movimiento los hemos comparado y hemos visto como hasta las MIAs casi tienen un corte y pega, todas son iguales, y así las autorizan. Esa es una de las primeras arbitrariedades que vemos por la defensa de los ríos.” [ii] La simulación parece ser la constante para los organismos gubernamentales encargadas de conservar los recursos naturales, confirmando así que el poder de las transnacionales somete a su dominio a los gobiernos, imponiendo el modelo extractivista sin miramientos.

“… la integrante de LAVIDA dijo que uno de los argumentos que utilizan las empresas es que la construcción de la hidroeléctrica en beneficio de la población debido a los empleos que va a generar, sin embargo la construcción de una planta de este tipo dura máximo 2 años y sólo dan trabajo a un promedio de 30 personas. Además, después de eso estas empresas traen a su propio personal para operarla, por lo que no representa un beneficio real para la población aledaña.” [iii]

Para nadie es un secreto que las presas depredan a los ríos y a todos los ecosistemas que giran a su alrededor, debilitando su caudal y reduciendo la capacidad de riego para los campesinos y rancheros medianos de las cuencas, destruyendo la forma de vida de miles de especies animales y vegetales; pero además, como en el caso de Jalcomulco, pone en riesgo una floreciente industria de turismo extremo que depende de los ríos para ofrecer sus servicios y que ofrece mejores empleos y posibilidades de crecimiento a escala regional que los que puede general la construcción de hidroeléctricas.

El modelo extractivista, como su nombre lo indica, está interesado en extraer en el menor tiempo posible la mayor cantidad de riqueza de las aguas, tierras y subsuelo de una región determinada sin considerar el impacto ambiental y humano mientras que disfruta de trato preferencial por nuestros gobiernos vía exenciones de impuestos y una mano de obra casi regalada. Por lo tanto, el impacto es predominantemente negativo pues la depredación va acompañada de la contaminación de todo el sistema ecológico, el cual tarda varias décadas y a veces siglos en recuperarse.

A pesar de lo anterior, el modelo extractivista representa para los gobiernos una excelente oportunidad para enriquecer a sus funcionarios -vía comisiones por concesiones de vastas zonas para su explotación- al mismo tiempo que obtienen encabezados en los periódicos y programas de televisión, de alto impacto mediático, en donde cacarean sistemáticamente los ‘beneficios’ para la población gracias a los ‘altos’ volúmenes de inversión que pretenden justificar sus administraciones y quedando como los salvadores de la patria.

La realidad nos demuestra todos los días que las inversiones extranjeras sólo buscan el lucro a costa de la naturaleza, los trabajadores y las sociedades en su conjunto. Lo que menos les interesa es que su inversión provoque un aumento en la calidad de vida de las personas y las comunidades a corto y mediano plazo. Al mismo tiempo, los gobiernos hipotecan el futuro, dejándoles a sus sucesores problemas que no serán resueltos fácilmente, provocando una mayor inestabilidad social y menores márgenes de gobernabilidad. Pero por lo visto eso es lo que menos les preocupa a nuestros gobiernos, empeñados en sacarse la foto y anunciar la llegada del mesías contemporáneo: el crecimiento. Si… el crecimiento de sus fortunas personales y las de los dueños de las grandes corporaciones internacionales.

NOTAS:
[i] http://www.proceso.com.mx/?p=280763

[ii] http://www.mapder.lunasexta.org/?p=961

[iii] http://www.mapder.lunasexta.org/?p=961

Kiosko

Semarnat

Trabajos

AMO